Conceptos Basicos


Conceptos Básicos


Cada religión o fe tiene unos conceptos básicos en los cuales se origina la vivencia de la fe día a día. Para dar un ejemplo conocido por todos, los conceptos básicos de la fe cristiana son la obediencia al clero, observar y cumplir los 10 mandamientos, ir a misa los domingos, esforzarse para alcanzar el paraíso tras la muerte, proclamar las buenas nuevas de JHWH, etc.

De la misma manera también el Asatru tiene sus conceptos básicos, cuales, en los subpaginas siguientes, serán tratadas uno por uno.  Algunos de estos conceptos nos pueden resultar bastante abstractos ya que todos hemos crecido en una sociedad regida por unos valores y una cosmovisión basada en doctrinas cristianos. Así que, a mi opinión, lo mas difícil en abrazar el Asatru como fe es el cambio de valores pero también la falta total de doctrinas que nos obligan a hacernos responsables por nuestros propios actos – que no nos dan una formula fácil ni rápido para enmendar nuestros errores como lo es la confesión y penitencia.  Para dar un ejemplo: si rompo el plato de alguien, al propósito o por no prestar atención, le puedo pedir perdón (concepto de confesión y penitencia) pero el plato sigue roto. Así que para hacerme responsable de mis propios actos le tengo que proporcionar a esta persona una compensación adecuada, como seria darle un plato nuevo (concepto de la responsabilidad).

De la misma manera que nuestros dioses no se hacen responsables por nuestros actos, no proveen, ni juzgan, ni castigan. Los dioses nos crearon, no para ser su rebaño ni sus esclavos, sino  como hombres y mujeres libres y nos dieron todo que nos hace falta para vivir y prosperar. Por ello los honramos, como nuestros mayores, pero no los adoramos, de rodillas mendigando favores. Invitamos a nuestros dioses en nuestras fiestas (rituales) de compartir con nosotros, e igual que ellos se nutren de nuestra energía, su energía nos hace mas fuertes. Nuestras ofrendas son el fruto de nuestro trabajo y de la tierra que ellos nos dieron para habitarla y así rueda el eterno circulo de intercambio de Asgard a Midgard y de Midgard a Asgard, del cual todos nos beneficiamos.

Formulando lo, corto y conciso: eres responsable por tu vida y tu destino, no hay juicio pero tampoco hay subterfugios. Los dioses te pueden estar favorables, por tus actos o tu labor,  si así lo decidan pero no se los puede corromper con oraciones, promesas y adoración.

 

Hedera Helix, 2012

Facebook botón-like
 
Publicidad
 
 
En total había 15415 visitantes (32964 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=