Vida tras la muerte
Comúnmente se sigue creyendo que solo hay dos sitios en donde van las almas en la fe Ásatrú: los guerreros, caídos en la lucha, van al Walhalla y los demás, igual si han sido buenas o malas personas en vida, se reúnen en el reino de Hel.
 
Obviamente esto es una simplificación bastante plana y lejos de ser totalmente certero.
En primer lugar los guerreros caídos en combate se dividieron y una parte iba a Walhalla y la otra a Folkvangr, el reino de Freya. Como se hace esta separación es poco claro, ni el criterio que se aplica para enviar unos a un sitio y los otros a otro. Esto si, la vida tras la muerte de estos guerreros, que a partir de su ingreso en una de los dos reinos se llaman Einherjer, es semejante sino igual. Durante el día se entrena en grandes combates y por la noche se festeja en la gran sala con comida, bebida y mujeres. Fin de todo ello es disponer de unas tropas de elite que tienen que ayudar a los dioses en la última batalla contra los gigantes: el Ragnaröck.
 
Otra cosa eran los que se ahogaron en la mar. Tratándose de naciones con mucha costa quienes profesaron antaño la fe Ásatrú el mar y los ríos era simplemente otra forma de subsidiar, sea por pesca, comercio y evidentemente rapiña. Por desgracia la muerte en la mar no estaba considerada una lucha por lo que los ahogados los recogía la diosa Ran, por los Scaldos también llamados “la ladrona”. Pero esto no significa que las almas lo pasan mal en su reino, según se sabe la comida y la bebida era abundante y también el entretenimiento.

Las demás personas, que han llevado una vida recta y laboriosa, se supone que tras su muerte serán alojados en Bilskirnir, el hogar de Thor y su mujer Sif. Aunque esto no queda plasmado con toda exactitud, bien se refeire una estrofa del Harbarðsljoð a que Thor “solo” recibe los granjeros mientras que Odin se lleva a los nobles, tambien tiene su parte de lógica si se lee en el Grimnismal que la casa mas grande de todos los Asa es la de Thor. 

Las mujeres según la Egil Saga van todas al reino de Freya. Y aunque todos, aparte de los Einherjer que son recogidos personalmente en el campo de la batalla, van el camino de Hel, en su reino solo quedan los que en su vida no han cumplido con sus labores, los vagos. Hay un dicho que los que mueren la muerte de la paja van al reino de Hel. Obviamente antaño los colchones eran de paja, por lo que se creía que cualquiera que muere en su cama, sea de viejo o por enfermedad, acabaría en la sala de Hel. Por otro lado hay varios cuentos y sagas en la cual los vagos se pasan el día estirados en el pajal, por lo que creo que viene esta confusión.
 
Aunque he oído decir que el Ásatrú desconoce un infierno, esto tampoco es certero. Si que existe una especie de infierno: el Nastrand, ubicado en las profundidades de Helheim. Ahí se envían a los sicarios o asesinos a sangre fría, los que rompen un juramento y a los mentirosos notorios.

La reencarnación no esta contemplado en las creencias Ásatrú y toda alución a esta es de origen neo pagano, se cree que las virtudes de honorables ancestros se quedan en la familia, igual que los espíritus de dichos ancestros siguen guiando, apoyando y ayudando a su familia.

 
Hedera Helix, 2012
 
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
 
En total había 14971 visitantes (32115 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=